CANETTI MASA Y PODER PDF

En muchos animales, en vez de la garra o de la mano, el hocico se encarga de sujetar para luego incorporar. Todo poderoso intenta evitar, poniendo distancias, que se le acerquen demasiado. En consecuencia, la meta del que quiere subyugar a los hombres es degradarlos, privarlos de su resistencia y derechos y finalmente absorberlos. En ella se agarra algo, se lo desintegra y se lo asimila desde dentro.

Author:Maur Vudokazahn
Country:Portugal
Language:English (Spanish)
Genre:Finance
Published (Last):2 January 2010
Pages:205
PDF File Size:18.22 Mb
ePub File Size:12.15 Mb
ISBN:483-4-30232-925-5
Downloads:86602
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Maktilar



Es contagiosa. Apenas existe, se hace evidente su deseo de crecer. Cuando deja de hacerlo comienza a desintegrarse. El momento central de la masa es la descarga, que tiene lugar cuando las diferencias desaparecen y todos se sienten iguales. Es en el apogeo de la descarga donde puede desatarse el impulso destructivo. Cuando ocurre el estallido, la masa cerrada se convierte en masa abierta. Si se la ataca desde afuera, la masa se repliega y fortalece.

Se intensifica. El anfiteatro configura un tipo especial de masa: da la espalda a la ciudad y descarga hacia adentro. La presa es lo arcaico: el acecho. Del tocar pasamos al agarrar: el reino de las manos. Los felinos son el extremo de esta imagen: agarrar, dar un zarpazo, desgarrar. A la presa se le incorpora por la boca.

Quien ha salido ileso en un combate siente una superioridad sobre los muertos. Nadie percibe con tanta fuerza el peligro como el poderoso. Nadie maneja el arte del fingimiento como el jefe. Cuando el poderoso muere, su resentimiento a los vivos se pone en movimiento por ello, hay vivos que temen a los muertos.

Los afectados por la epidemia se convierten en iguales: se constituyen en masa. Al contagio le precede la lucha del aislamiento, el esfuerzo por evitar la enfermedad. Cuando el tirano pregunta, penetra. La densidad del secreto es su posibilidad de resistir a la pregunta. En manos del poderoso, toda pregunta es una navaja, instrumento que abre o desgarra lo cerrado.

El interrogatorio tiene como finalidad restituir el orden. La habilidad para acechar depende del secreto. El poder enjuicia. Al hacerlo, se carga de seguridad.

Por eso el poderoso no perdona nunca. No olvida. Todo queda registrado en su conciencia del peligro. Al indultar, ordena. La orden es un pre-sentido. La primera orden es la de la fuga. Cuando se produce el aviso, la manada se pone en movimiento.

Su naturaleza se opone a desacuerdo. Quien ordena, ha vencido o vence al momento de emitir la orden. La victoria vive en la orden que la hizo posible. Es disparada y da en el blanco. Toda orden genera una herida y una cicatriz.

Una resistencia. La masa temerosa quiere permanecer agrupada. En el funcionario, en el soldado, en el sacerdote, incluso en los hijos, pasa esto: se vive a la espera de una orden. Esperar una orden tiende a intensificar las emociones. Dice Canetti que esos aguijones son inmutables.

Con mayor o menor fuerza, ellos incordian.

ELEVAGE DES DINDONS PDF

Elías Canetti, Masa y poder: 55 años

Solamente inmerso en la masa el hombre puede librarse del temor de ser tocado. En masa, el hombre pierde ese temor, busca la densidad, se siente seguro. La masa siempre quiere crecer. La masa unifica: todos son iguales en ella. En el interior de la masa reina la igualdad. La masa ama la densidad.

ENEOS 0W20 PDF

Masa y poder

.

Related Articles