JUAN GARGUREVICH PRENSA SENSACIONALISTA PDF

Mazulrajas Preview this item Preview this item. You already recently rated this item. Search WorldCat Find items in libraries near you. Please choose whether or not you want other users to be able to see on your profile that this library is a favorite of yours. The E-mail Address es you entered is are not in a valid format. Cancel Forgot your password?

Author:Vigal Takazahn
Country:Niger
Language:English (Spanish)
Genre:Automotive
Published (Last):24 November 2014
Pages:89
PDF File Size:4.86 Mb
ePub File Size:16.68 Mb
ISBN:260-5-45752-684-9
Downloads:50704
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Nesar



Albert Camus II A nuestros padres y amigos, por su apoyo y motivacin en nuestras labores. III Expresamos nuestro agradecimiento a la Lic. Cecilia Brener y al Mgtr. Miguel Anglas por orientarnos en nuestro trabajo. Es as, que en esa lucha incesante por ser una ventana poderosa de comunicacin e informacin con la gente, se entrelaza el poder y la prensa originando cambios sustanciales en el tratamiento de la informacin.

La prensa sensacionalista nace en ese proceso, avalndose de una caracterstica muy comn en las noticias: el sensacionalismo, pero con un concepto tergiversado y que falsea la informacin, resalta el morbo, incentiva la violencia y banaliza la vida social. Por ello, el fenmeno de la prensa amarilla ya ha sido ampliamente descrito desde su dimensin periodstica; sin embargo, como fenmeno comunicativo y cultural, esta plantea una serie de interrogantes que a lo largo de este trabajo de investigacin conoceremos.

En el Per, la prensa sensacionalista, denominada chicha, involucra aspectos culturales provenientes de un nuevo rostro que se origina en el proceso de migracin hacia la capital, cambiando las preferencias y demandas de un nuevo pblico lector y aliada a un contexto poltico.

Nuestro objeto de investigacin implica conocer los aspectos evolutivos de la prensa sensacionalista y su repercusin en los diversos mbitos de nuestro pas, no dejando de vista el verdadero rol del periodismo como mediador entre la sociedad y el poder. Finalmente, en la presente monografa presentaremos en el captulo I los conceptos generales de periodismo y sensacionalismo, el siguiente captulo refiere a la prensa sensacionalista y el captulo III muestra los aspectos sobre la realidad y verdad de la prensa sensacionalista.

En el Medievo, los trovadores y juglares narraban sucesos sangrientos que despertaban el inters de las personas; en la colonia, los pasquines difundieron los escndalos de la nobleza. Por ello, el sensacionalismo siempre ha sido polmico y ha causado preocupacin en las naciones. Las investigaciones realizadas sobre el sensacionalismo indican que este resalta la violencia, el morbo y distorsiona la informacin; pero, lamentablemente, no van ms all del anlisis de sus textos y de la estructura de este tipo de prensa Instituto Prisma, , pp.

El sensacionalismo no es un tema actual, pues siempre ha estado presente en la sociedad y, sobre todo, en las notas periodsticas llamadas populares. Sin embargo, los estudios existentes solo realizan una amplia caracterizacin del sensacionalismo, ya que la preocupacin sobre este asunto solo se encarga de enfatizar lo negativo buscando su castigo, pero no esclarecen cmo se suscitan. No debe hacerse una opinin a priori sobre este tipo de prensa y entender que esta, an con sus limitaciones, cumple una funcin: informar.

Al explicar este fenmeno, Acua , manifiesta que: [] hay que remontarse al siglo XIX para comprender el nacimiento del amarillismo en la prensa. El trmino recibe el nombre de una popular tira cmica, "El pilluelo amarillo" o sensacionalista, que a menudo proporcionaba informaciones falsas para atraer al pblico lector.

De acuerdo a lo que manifiesta Muladar News s. Es importante reconocer que la prensa amarilla busca el consumo masivo de sus peridicos y para ello utiliza titulares, noticias escandalosas, trgicas y exageradas, que en algunos casos son inventadas o descontextualizadas; as mismo apela al morbo del consumidor.

Pese a esto, no se puede ignorar que este tipo de prensa, nos guste o no, es una de las preferidas por los sectores C y D nivel sociocultural bajo, como lo afirma el periodista Rojas en su blog, cuya nota fue publicada el 27 de mayo del presente ao. Acua ampla la definicin: Con el trmino amarillo se pretende reflejar todas aquellas formas de presentar la informacin que no se ajustan de forma seria, contrastada y veraz a los hechos y a la realidad distorsionarla.

En la prensa, es fcil detectar fisuras en la presentacin de la informacin, es decir, todo lo que no se cie a lo estrictamente periodstico, informativo, que abuse de la ingenuidad, la ignorancia o desconocimiento de un tema por parte del lector.

O bien, y lo que es ms grave, subestime su capacidad o su inteligencia. Con respecto a este tema, Grebe afirma: los peridicos, a diferencia de los dems productos comerciales, carecen de garanta, razn por la cual no pueden ser sustituidos ni compensados de 8 otra forma; por eso, el lector debe aceptar, de mejor o peor manera, las noticias y contenidos que unilateralmente le son proporcionados p. Con respecto a la prensa amarilla, Acua manifiesta que el amarillismo se sostiene en la posibilidad de crear historias, ya que es ms entendible un cuento que responde a un hilo temtico que un suceso real cuya interpretacin y comprensin resulta confusa p.

Es importante resaltar que el amarillismo ha logrado la aceptacin de las masas populares, porque aborda la noticia de manera novelesca. Al respecto, el director del diario El Pas afirma que esta no solo se sostiene porque se alimenta de violencia y sexo; sino que en muchos momentos ha sido un instrumento muy activo de la lucha poltica.

Este hecho ha sido corroborado, en nuestro pas, en la dcada de los noventa, ya que los peridicos chicha fueron comprados para sesgar la informacin o atacar a los enemigos polticos del gobierno. La prensa amarilla ha logrado enraizar su preferencia en los amplios sectores urbanos porque ofrece entretenimiento, situacin que no sucede con el periodismo serio. Mario Vargas Llosa manifiesta que la prensa amarilla es un perverso hijastro de la cultura de la libertad.

No se la puede suprimir sin infligirla; adems, la medicina sera peor que la enfermedad. Por ello hay que soportarla; por lo tanto la nica forma de contrarrestarla es a travs de la cultura y la educacin. Ahora bien, al abordar el tema de la funcin de la prensa amarilla, Macassi manifiesta que: Esta prensa cumple una doble funcin, sirve tanto para ser comprada y consumida por sus lectores como para ser mirada en sus titulares.

Ciertamente, estos diarios estuvieron articulados al poder corrupto de Fujimori y Montesinos y fueron parte de los operativos psicosociales, pero tambin reflejan la velocidad de la vida cotidiana, donde lo audiovisual tiene su imperio y toda la diagramacin periodstica est organizada para ser ms vista que leda. Lamentablemente, no se puede negar la gran influencia que ejercen los titulares de ciertos peridicos en nuestra sociedad; sin embargo, se debe tomar en cuenta el propsito de estos para evaluar su veracidad.

Al analizar este tipo de prensa, Grebe manifiesta que si la abordamos como un proceso comunicativo superaremos las intenciones comerciales y sensacionalistas con las que sus empresarios y periodistas utilizan la informacin, adems podremos entender la comunicacin desde la perspectiva de sus consumidores. Fue con este calificativo que se bautiz a la cumbia, cuyo origen es colombiano, pero con reminiscencias andinas peruanas.

Durante la dcada del 60, los migrantes y la presencia de innumerables representantes de la msica vernacular hallaron los espacios adecuados en la capital, donde ms tarde se gestara la cultura chicha.

Es as que adoptando nuevas influencias musicales, hacen su aparicin algunos intrpretes nuevos, aunque con cualidades propias. Poco despus, aparece el trmino chicha, denominando la nueva corriente musical, que fue aceptado por unos y rechazado por otros. La presencia de los nuevos 10 grupos musicales se hizo cada vez mayor y se reconoce en ellos caractersticas propias, a la vez que ampliaban sus propuestas.

En las dcadas siguientes, 80 y 90, los estilos se enriquecen: de la msica amaznica que es cada vez mayor. As la presencia de la msica chicha cambia de denominacin y pasa a llamarse tecnocumbia. Segn Cachay, esencialmente la msica chicha procede de dos vertientes bsicas: la rural andina huayno y la urbana cumbia colombiana , la que finalmente adquiri una nueva identidad al fusionarse con la msica tropical amaznica y hoy est vigente.

Por otro lado, el trmino chicha ha pasado a ser un adjetivo, aunque fundamentalmente de carcter peyorativo, puesto que califica a la persona de determinado sector social y la vincula con el tipo de msica que prefiere Gargurevich, , pp. Se concuerda con lo expuesto en el texto ledo sobre los orgenes de la cultura chicha y cmo ha evolucionado. Sin embargo, Luza apela a la polisemia del trmino y lo que representa culturalmente.

Seala, entre otros aspectos, no nicamente el gusto musical, sino otros aspectos como el lenguaje vulgar y despectivo, pasando por el informalismo, hasta el mal gusto, manifiestos en todos los niveles de la sociedad peruana. Estas ltimas caractersticas propias de un sector de la prensa en nuestro pas.

Son estas personas que prefieren los diarios de bajo precio y son adictos al sensacionalismo. Diestra citado en De la Cruz, , refirindose al origen de la prensa chicha, seala: 11 El periodismo sensacionalista surge en el Per, con enorme xito, en con el diario vespertino ltima Hora, fundado por Pedro Beltrn, logrando a fines de ese ao las ms altas ventas del periodismo peruano con el clebre titular Chinos como cancha en el paradero As se sent las bases de una nueva mentalidad limea popular, siendo su principal ingrediente el uso de la jerga y la replana.

Es importante indicar que, de acuerdo con algunos autores, el sensacionalismo en el Per se origina mucho antes Gargurevich, y hace nfasis en el tratamiento notorio que se da sobre todo a los acontecimientos ms impactantes que ocurran en la capital.

Sin duda, esta prensa popular fue la precursora de la actual prensa chicha. En cuanto a la popularizacin y masificacin de este tipo de prensa, Quiroz s. Ms adelante, el gusto por los diarios chicha se masifica en la capital, adems se extiende a provincias, con caractersticas tan peculiares que es fcil reconocerlos. As tambin lo afirma Gargurevich , La prensa chicha es, en sntesis, la versin peruana de la ya vieja prensa amarilla, sensacionalista y vulgar prr.

Adems, por la ambigedad de sus titulares se suelen generar ciertas expectativas errneas; ya que la mayora de las veces se tergiversa el contenido de la noticia. Es preciso agregar que adems de tratar asuntos relacionados al mbito del espectculo, abordan temas de carcter violento accidentes, crmenes, suicidios, etc.

Por otro lado, es notable el uso del lenguaje, generalmente de mal gusto, de tipo lumpenesco, de nivel subestndar, que habitual y prejuiciosamente suele asociarse a los sectores populares.

De acuerdo a Quiroz s. La finalidad -errnea por cierto- consista en lograr su aceptacin. Primera pgina: Los diarios de formato tabloide usan en su portada letras de mayor tamao a comparacin de los diarios serios.

Los diarios chicha, adems de eso, caen en un sensacionalismo exagerado y aplican en la impresin los colores fuertes o planos: amarillo, azul y rojo, con diferentes matices muy llamativos. Ello con la finalidad de captar la atencin del lector, ante la pobreza de sus contenidos.

Vedetismo: Los diarios chicha consignan fotografas de vedetes muy conocidas en el mundo del espectculo, en el cual se busca hurgar en la vida ntima de estas. Las fotos que se presentan en primera plana son de mujeres por lo comn semidesnudas en poses que les permiten mostrar sus nalgas a las que vulgarmente se les llama cuc. Casi en todos aparecen las mismas artistas y las mismas poses, en el peculiar caso de El trome reproduce fotos extradas de revistas con inclinacin sicalptica.

Uso de replana: Los diarios chicha estn plagados de titulares en el cual se utiliza el nivel subestndar, sobretodo, la jerga de los delincuentes, llamada replana. Estos se justifican porque afirman que de esa manera llegan a los sectores ms bajos de la poblacin, adems las presentan as ya que buscan el goce de sus consumidores.

El sector juvenil de ese nivel cultural ha introducido muchas palabras que son empleadas frecuentemente. Bajo precio: Los diarios chicha tienen un costo de cincuenta cntimos por ejemplar.

Estos no gozan de la preferencia de los anunciadores, por ello aseguran 13 su subsistencia solo con la venta de sus ejemplares y la publicidad de ofertas sexuales, como la solucin al supuesto atraso menstrual. Quienes la objetan manifiestan que representa un sector de nuestra sociedad carente de cultura, de sensibilidad y plagado de complejos. Los consumidores de este tipo de prensa son fieles, pues este medio los premia, adems aborda temas amenos y educativos a bajo costo. Los protagonistas de los diarios chicha son los artistas, vedettes, futbolistas y gente relacionada a la farndula limea.

Esta se aprovecha de los escndalos amorosos para incrementar sus ventas. Reducir el costo del diario a cincuenta cntimos, en la dcada de los 90, permiti su masificacin y centr su mercado en un sector no tomado en cuenta por la prensa tradicional. En la prensa chicha, se difunden conocimientos prcticos, noticias pasionales, chismes, culto al cuerpo y la supremaca de la imagen con respecto al texto escrito formal. Tanto la portada como las pginas centrales hacen referencia a la farndula, la farra interminable donde los protagonistas, muchas veces, son ridiculizados en su intento de ser conos del momento.

Otro ingrediente importante de estos diarios lo conforman los actos vandlicos y accidentes sangrientos. Este tipo de peridicos sabe que el lector promedio goza al enterarse de las vicisitudes y desgracias de los protagonistas. Por ello, buscan destacar los amoros, escndalos y vivencias de las vedettes y futbolistas Velsquez, , prr.

En el Per, el consumo de la prensa chicha se debe a que los protagonistas de la noticia son gente del espectculo y el poblador de los barrios capitalinos se identifica con ellos; adems aprovecha el morbo, presentando en sus titulares temas faranduleros, sexuales, crmenes pasionales, as como actos delictivos. De hecho que esto no ser suficiente, pero podremos empezar por algo. En el estudio que realizamos encontramos que muchos miembros de las clases medias tambin son lectores asiduos.

Estos suelen consumir otros diarios que usan para seguir la agenda poltica. En cambio, los diarios amarillistas son fuente de entretenimiento, de satisfaccin de sus necesidades de protagonismo y tambin de vouyerismo [ sic] pblico. Por lo tanto, no estamos frente a un lector de poca instruccin, ni desvinculado de la agenda poltica, no estamos frente al paradigma de la marginalidad, segn el cual esta prensa se ocupa de los mrgenes de la sociedad. Todo lo contrario, esta prensa resalta y apela a dimensiones que los otros diarios no se proponen, la funcin ldica predominante.

Por los enfoques trasgresores, es decir, sin reparar en aspectos ticos, morales o de valores de all el gusto o la tolerancia frente a la crnica roja, el uso del cuerpo de la mujer como objeto y la escasa preocupacin por la estricta veracidad de los hechos Por la bsqueda de horizontalidad social, es decir de espacios, rostros y lenguajes similares a los suyos.

Finalmente, la preferencia por las narrativas de accin en desmedro de una actitud ms analtica. Por ello, el Estado debe promover segmentos en la prensa escrita, televisiva y radial donde el entretenimiento tenga la finalidad de culturizar y educar, y este sea gratuito o de precio accesible. Solo as se podr captar y compartir al pblico consumidor de la prensa chicha. En , Arellano Marketing realiz un estudio en Lima y tres ciudades del interior con el que se determin que el diario ms ledo es El trome, cuyo porcentaje de lectores De acuerdo con Rodrguez, esta preferencia se debe al tratamiento ms ldico, ms ameno con el que un amplio sector de la poblacin se identifica El Comercio, , mayo Sin embargo, dicho estudio tambin seala que El Comercio lidera la recordacin de marcas de peridicos a nivel nacional.

La encuesta, del mismo modo, confirma una notable segmentacin socioeconmica en la poblacin, particularmente la capitalina.

CANON A1200 USER MANUAL PDF

¿Cómo detectar el sensacionalismo en la prensa escrita?

.

DRAGONS OF HIGHLORD SKIES PDF

Juan Gargurevich

.

Related Articles